Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Papalote Museo Del Niño


Un museo es el espacio que otorga una nueva perspectiva o reflexión en torno a diversos elementos que los espectadores que le visitan desean aprehender o contemplar; es por eso que no es de extrañar el hecho de que cada exposición debe tener una museografía propia, la cual tiene que ser coherente con los temas que trata, su filosofía y sus objetivos. Prueba de ello es la evolución de los museos en cuanto a tipo de exposición e interacción con el público se refiere.

De esta manera, el progreso de la museografía ha sido un punto clave para llegar a tener en pie un proyecto como lo es el Papalote Museo del Niño. Su propuesta es diferente a un museo que tiene una intención exclusiva de ser expositiva, aquella donde el visitante sólo tiene que observar el objeto desde cierta distancia de manera pasiva; la perspectiva del Papalote Museo Del Niño es la de dar conocimientos por medio de la práctica, gracias a los guías educativos -también conocido como el equipo de “cuates”-quienes adecúan la información para que los visitantes puedan comprenderla de una manera más fácil y hacer su visita más personalizada y agradable.

Papalote Museo Del Niño está situado en la 2da. Sección de Chapultepec y cuenta con un área aproximada de 24,000 m2. El edificio –que antes era una fábrica de vidrio- fue diseñado por el arquitecto Ricardo Legorreta Vilchis y en su interior cuenta con una ADO-Megapantalla IMAX donde pasan películas con temáticas de biología, geografía y ecología. Por igual está el Domo Digital, el cual es un planetario donde hay proyecciones de temas astronómicos. El museo también cuenta con más de 300 exhibiciones en donde el público puede aprender diversos temas por medio de múltiples dinámicas y talleres, los cuales operan bajo la organización de cinco zonas diferentes, repartidas a lo largo de todo el inmueble:

Zona de Pertenezco: Su tema principal es situar al niño en un espacio y tiempo determinado. Hay datos sobre la geografía de México, tradiciones, reciclaje, ecología y el lugar del ser humano en el mundo y el universo.

Zona de Comprendo: Esta área está dedicada a todo lo que tiene que ver con el conocimiento científico. El objetivo es plantear al visitante que la ciencia está en todo lo que nos rodea.

Zona de Soy: La idea principal de esta zona es mostrar al ser humano como una dimensión física, psicológica, espiritual y social. Se tiene una visión de autoconocimiento y, por igual, de respeto a sí mismo.

Zona de comunico: Lo que mejor describe a esta zona es ver al ser humano como un ser que necesita expresar su mundo interno a través de diferentes medios, los cuales son cada vez más complejos gracias a la tecnología. El objetivo es conocer a fondo el uso de la radio, la televisión, el periódico y el internet.

Zona de Expreso: Un espacio dedicado a las expresiones artísticas. En este caso, el ser humano puede expresar su mundo interno a través de los cien lenguajes artísticos, con la ayuda de su imaginación y su creatividad.

De esta manera Papalote Museo Del Niño es una conglomeración de todos los elementos y disciplinas que vinculan al ser humano con el entorno donde se desarrolla. Al ser interactivo, el recorrido del museo es libre, por lo que el visitante decide qué exhibición ver primero, cuánto tiempo y visitarla cuantas veces lo desee. No por esto significa que no exista una museografía específica, sino que dentro de la filosofía del museo está la idea de que los niños demostrarán más interés hacia ciertas exhibiciones y es más fácil descubrir cuáles son sus intereses y ayudarlo a mejorar sus talentos.

La base de la museografía del museo se encuentra en diversas teorías pedagógicas, como la de inteligencias múltiples de Howard Gardner o la de Reggio Emilia, donde se ve al niño como un ser individual que es capaz de hacer todo lo que se proponga por medio de la ayuda de sus padres y guías / maestros. Sin embargo, la insistencia por basar sus objetivos en teorías ya propuestas, ha provocado que el museo per se no aporte una propia o al menos una más actualizada, lo que permitiría el presentar ideas novedosas en cuanto al comportamiento del público que maneja actualmente.

Hay que hacer hincapié en que el museo tiene un gran reto por delante, que es la competición entre un servicio personalizado con guías educativos (Cuates) y la interacción directa y absoluta del público con computadoras y tecnologías especiales que últimamente absorbe más su atención. Papalote Museo Del Niño cuenta con diversos programas tecnológicos especiales que son un complemento a la información que adquiere el visitante por parte de los guías, pero tal vez el ir llenando poco a poco el museo de este tipo de maquinarias es una manera de decir que, efectivamente, el trato personalizado no está siendo suficiente y, por ende, es necesario mejorar y actualizar la información que manejan y su atención al visitante, so pena de terminar siendo un museo que sólo opere con software y consolas de juego.

Finalmente, resta decir que la propuesta de Papalote Museo Del Niño es la enseñanza de diversos conocimientos a personas de cualquier edad, de una manera adecuada y amena, con lo cual se espera en ellos –idealmente- un interés por la reflexión de estos temas a través de la investigación y la profundización en la escuela o por cuenta propia.

 

En este número

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411