Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Artículos

Occidente. ¿Realidad o artificio?

alt

 

Según se cree por estos días, el universo es infinito. Entonces, ¿cómo es posible que exista un arriba y un abajo? En un planeta finito y que gira constantemente sobre su propio eje, ¿cómo ubicar un centro y una periferia –centro y periferia respecto de qué-? ¿Y dónde ubicar el Occidente y el Oriente?

Determinar esto último no fue imposible para el pujante reino español que se expandía allá por la segunda mitad del 1400. Para ellos era poco menos que obvia la centralidad europea en el mundo (o, por lo menos, en aquello que ellos consideraban como “el mundo”). Pero no bastaba con que ellos así lo creyeran, sino que era necesario que la “periferia” se enterase de que lo eran. A la imposición del dominio ayudó la violencia; a la continuidad del mismo, ayudó y aún ayuda una estructura ideológica y –según la identifican algunos- mitológica.

Leer más: Occidente. ¿Realidad o artificio?

¿Qué es el logos?

¿Qué es el logos? Meditación en torno a Heráclito, Sócrates y Heidegger

alt

La meditación sobre el logos que a continuación escucharán se originó en el transcurso de mis esfuerzos por comprender mejor la oposición de Heidegger a Platón. Esta oposición es, a mi entender, la más radical en la historia del pensamiento occidental. Se puede expresar lo esencial de este antagonismo diciendo que Heidegger acusa a Platón de haber determinado el transcurso de la historia de Occidente mediante su comprensión del logos y con ello haber originado el nihilismo. Ser Occidental, tanto antiguo como moderno, es, esencialmente, ser platónico. Y el platonismo es interpretado por Heidegger como la propuesta de la teoría de las ideas. En consecuencia, debemos pensar que la comprensión platónica de las ideas y la del logos constituyen una totalidad interdependiente: sólo se puede combatir a fondo contra la Idea si al mismo tiempo se piensa en la versión platónica del logos. Pero la dificultad de llevar a cabo la deconstrucción de la metafísica platónica es colosal, pues nosotros aún pensamos dentro del círculo marcado por la Idea y el logos platónicos. Para emprender la deconstrucción se requiere una enorme violencia contra nuestros modos de pensar, pues parecería ser más fácil salirnos de nuestra propia piel que extraernos del logos platónico. Esta interpretación supone que la historia filosófica de Occidente se inicia con Platón e inexorablemente sigue el cause de la Idea como un destino. Las diversas elaboraciones realizadas por los filósofos antiguos y modernos no abandonan el cause ni siquiera cuando se proponen tesis antiplatónicas, pues su oposición está ya determinada por la comprensión de la Idea. Como es sabido, según Heidegger ni el propio Nietzsche logró romper el círculo del platonismo. Es evidente, por otra parte, que esta interpretación de la filosofía occidental, así como su diagnóstico de la situación actual de Occidente, sólo son posibles si en efecto Heidegger es el primer pensador que logra liberarse del platonismo.

Leer más: ¿Qué es el logos?

Nunca conoció el rencor

alt

Se terminó. Acaba de morir el hombre que no conoció el rencor. Acaba de morir en París, en su casa de la rue de l'Université. Deseaba volver a España y ya preparaba ese viaje imposible pero antes quería que sus amigos de aquí, los de siempre, fueran a verle para que le hablaran en castellano.

Leer más: Nunca conoció el rencor

Espectros del otro

Espectros del otro: el problema del otro en Sartre y en Foucault

alt

En el presente trabajo designaremos el momento histórico-filosófico actual como la época de los espectros del mundo. En efecto, en la diseminación de sentido esta época ha sido designada por Derrida y Zizek, alternativamente, como la época de los espectros de Marx y del sujeto cartesiano. A lo largo de las presentes páginas expondremos que en esta época histórico-filosófica de espectros, hay dos posturas que recuperan el tratamiento del otro sin caer en una filosofía de la identidad. Nos referimos a Sartre y a Foucault. Sabemos que estamos en este tiempo, de comienzos de siglo, ante un replanteo, resignificación y cuestionamiento del sujeto Moderno. Ya hemos anticipado, que la puesta en crisis de los grandes sistemas metafísicos, es decir la crisis de un sujeto racional, auto-centrado, portador de la racionalidad histórico - social, introdujo la crisis del sujeto.

Leer más: Espectros del otro

La Generación Yo-yo

alt

Después de la Generación X (1967-1976 aprox.) apareció otra generación cuyo mote oficial es “Millenials” (N. Howe y W. Strauss) o “Me Generation”. Su rasgo principal: el ultra-narcisismo. Prefiero llamarlos Generación 1984 o, en directo, Generación Yo-yo. Ególatras, divertidos y redundantes, los yoyos nacieron en los ochenta y noventa.

Leer más: La Generación Yo-yo

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411