Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Videodrome e Irrealidad Virtual

alt

La cinta de video es la libertad de la imagen

David Cronenberg

En el tema de la tecnología, el cine nos ha mostrado por medio de diversas películas dentro del género de ciencia ficción –principalmente-, las consecuencias, hasta cierto punto devastadoras, que conllevaría la fusión del cuerpo con la tecnología construyendo un imaginario donde autómatas, robots, androides y cyborgs serán los compañeros o los verdugos de la especie humana. Pero qué pasa cuando es el cine quién a la luz del Internet y otras herramientas de comunicación masiva, parece también extinguirse como la industria poseedora de la imagen en movimiento, dejando el paso a la circulación “libre” de imágenes e información que puede ser compartida por muchas personas alrededor del planeta. “El cine, que está perdiendo ese estatus privilegiado de “rey” de las artes populares que tanto le costo conseguir, debe competir hoy día con la televisión los videojuegos, los ordenadores y la realidad virtual.” (Stam 2001:359) Dicha competencia conduce a nuevas reflexiones en torno a la relación entre cuerpo y tecnología y las lleva más allá, porque no sólo se abre la posibilidad de analizar el cine en cuanto montaje y contenido sino también, a partir de las relaciones que mantiene con la sociedad que lo elabora, lo reproduce y lo observa.

Lo paradójico es que la sustitución del cuerpo biológico por uno tecnológico que se ha convertido en uno de los temas más recurrentes en la ficción cinematográfica, cediera su lugar a la reflexión sobre la sustitución del cine como el “único” creador de imágenes en movimiento y pareciera que su “fin” está cerca. “La “teoría digital” “debe tomar en consideración a las nuevas tecnologías audiovisuales e informáticas, no sólo porque los nuevos medios van a generar inevitablemente nuevas formas de intertextualidad audiovisual, sino porque algunos teóricos han postulado una especie de “correspondencia” entre la teoría contemporánea en sí y las nuevas tecnologías mediáticas e informáticas.” (Stam 2001:368)

La relación entre teoría y nuevas tecnologías es aún más cercana con la creación cinematográfica ya que ésta toma elementos tecnológicos para dar forma a sus relatos visuales e interactúa activamente con los nuevos medios para difundirse, basta conectarse a las páginas que ofrecen una gran cantidad de películas para renta o venta dónde ya no es necesario acudir a la sala de cine ni a la tienda de videos, e incluso no se debe pagar la entrada y se puede comer lo que se te antoje desde la comodidad de tu casa.

Toda clase de imágenes bombardean nuestra vida cotidiana sobre todo en las grandes ciudades donde la visión ocupa un lugar central en la forma en que nos comunicamos y en que nos acercamos a los productos y servicios, que por medio de la publicidad compiten entre si para lograr la preferencia del publico valiéndose de todos los medios impresos o electrónicos.

Para Stam la cultura visual es “un heterogéneo campo de intereses cuyo epicentro es la visión y la importancia de lo visual a la hora de producir significado, de canalizar las relaciones de poder y de configurar las fantasías de un mundo contemporáneo.” (Stam 2001:360) El cine es una pieza clave, tanto en la creación como en la transmisión de significado y la problemática de la imagen antes descrita encuentra su resonancia en la película Videodrome.

Esta película no sólo plantea la problemática de la migración de un cuerpo orgánico a una señal de video sino que también reflexiona sobre lo que puede llamarse realidad o simulación y en que medida lo artificial puede relacionarse con lo real.

Dicha simulación no es ajena al cine que adopta las nuevas tecnologías para no perder su lugar privilegiado entre el arte popular y cautivar a nuevas generaciones de espectadores, “el nuevo cine de blockbusters, es posibilitado por enormes presupuestos, innovaciones en el sonido y tecnologías digitales, ha favorecido un cine de la sensación, un espectáculo de sonido y luces.” (Stam 2001:362) Como ejemplo podríamos tomar la presentación de las películas en formato Imax en las grandes cadenas de cine en nuestro país, cuya función está precedida por un espectáculo de luces y sonido demostrando el potencial de las nuevas tecnologías. En los últimos días el arribo de la tan esperada experiencia “4DX” pareciera aproximarnos más al sueño de acercar más a la realidad la experiencia del espectador, inyectándole movimiento a sus butacas y efectos de agua y niebla en una suerte de “viaje inesperado”, pero que aún está muy lejos de esa señal pirata mostrada por Videodrome que no sólo se ve sino que tiene el potencial de transformar tu realidad

También es notable la creciente cantidad de dispositivos encaminados a la experiencia de la simulación como los televisores 3D o los dispositivos de reconocimiento corporal para los videojuegos, aunado a esto encontramos la incorporación de elementos tecnológicos en los propios juguetes infantiles como el hecho de añadir cámaras de video al cuerpo de muñecas o al hacer replicas de computadoras portátiles o celulares, lo que nos habla de que en nuestra sociedad no existe una sustitución del cuerpo por la tecnología sino una interacción entre ambos.

En Videodrome, Max Renn (James Woods) dueño de “TV Cívica” -que muestra a sus televidentes desde pornografía suave hasta violencia dura- busca material nuevo para su público, con ayuda de un técnico en comunicaciones encuentra una señal llamada “videodrome” la cual trasmite violencia real y en vivo, al intentar conseguir más de esa señal cae en un submundo donde la realidad y el video se mezclarán convirtiendo a Max en un partidario de la Nueva Carne.

Décadas después de que está película “infectará” a los espectadores y estudiosos del cine ha quedado rebasada por la realidad, debido a que nuestra imagen material se ha fusionado con una virtual que puede transmitirse a cualquier persona en el mundo que tenga una computadora y conexión a Internet, la interactividad entre cuerpo y tecnología ha superado a la ficción. La vida en un mundo construido completamente por computadoras se vuelve realidad con el arribo de programas como Second Life y redes sociles como el Facebook, “en el paraespacio cibernético de la realidad virtual, el cuerpo de carne y hueso permanece en el mundo real mientras que la tecnología del ordenador proyecta al cibersujeto en un mundo Terminal de simulaciones.” (Stam 2001:364) pero no sólo los cuerpos viajan por la red, también los objetos pueden llegar hasta la comodidad de tu hogar desde casi cualquier parte del planeta, e incluso lugares enteros pueden ser explorados detalladamente desde tu hogar.

Slavoj Zizek en su libro Lacrimae Rerum menciona que “la realidad virtual es, pues, al mismo tiempo, la afirmación más radical posible del poder de seducción de las imágenes” (Zizek :176) lo que las convierte en “irrealidad virtual”, como mencionara Peter Greenaway refiriéndose a que las imágenes creadas por el cine no pueden ser llamadas realidad virtual ya que son en sí mismas ficticias por lo que el termino de irrealidad virtual sería más adecuado. Siguiendo el argumento de la película de Cronenberg llegará un momento en que no se podrá distinguir entre lo que es real o lo que es ficticio, la tecnología aplicada al cuerpo humano lo absorberá provocando que pasemos de ser sujetos reales a convertirnos en sujetos virtuales.

Volviendo a algunas escenas de la película, Max recibe un sobre que contiene un video que explica el origen de la señal de Videodrome, donde Brian O’Blivion (Jack Creley) le dice que: “la batalla por la mente de Norte América se peleará en video”. Después de esto le explica que la señal de Videodrome le provocó un tumor en el cerebro que lo llevo a la muerte por lo que él ha sido su primera víctima, justo en ese instante se acerca un verdugo por atrás del profesor O’ Blivion y lo ahorca, Max le pregunta ¿quién lo maneja? ¿qué quieren? y aparece en la pantalla del televisor Nikki (Deborah Harry), la amante de Max Renn, y le dice que lo que quiere es a él que se acerque a ella, en ese momento la televisión deja su estructura rígida para suavizarse como la piel, cobrando movimiento respondiendo a las caricias de Max, finalmente vemos en la televisión los labios de Nikki, que parecen salir de la pantalla y Max introduce su cabeza en ellos. Max ya no reconoce diferencias entre la realidad o la ilusión pero parece que la realidad está del otro lado de la pantalla. Al absorber la señal de Videodrome el cuerpo de Max experimenta una serie de alucinaciones, éstas se irán prolongando y serán el anuncio de que el cambio es irreversible y de que tiene que abandonar su vieja carne para fusionarse con el video.

Dice Cronenberg que “nuestra percepción personal de la realidad es la única que aceptamos. Aunque te estés volviendo loco, sigue siendo tu realidad. Pero eso mismo visto desde una perspectiva externa, es una persona que se comporta como un loco.” ¿Hasta donde los aparatos tecnológicos han moldeado nuestra relación con el mundo y transformado nuestra percepción? ¿Será posible que al tocar cualquier cosa transformada por el ser humano te hace participe de la extinción de lo natural y el predominio de lo artificial? ¿o es que lo propiamente humano sea la transformación del entorno?

Al respecto Stam comenta que “La imagen ha dejado de ser una copia para adquirir vida y dinamismo propios dentro de un circuito interactivo, liberado de las contingencias del rodaje en escenarios reales, de las condiciones climatológicas, etcétera. Pero esa ventaja en el simulacro es también una desventaja; como sabemos que las imágenes pueden crearse por medios electrónicos, somos más escépticos acerca de los valores de verdad de la imagen.” (Stam 2001:364) Considero que la imagen transmitida por los medios masivos de comunicación se encuentra lejos de ser verdadera o falsa, dado que se toma como algo que existe de lo cual se puede hablar o discutir.

En Videodrome “el profeta de las comunicaciones Brian O’Blivion”, parece ser la encarnación de la imagen viva a la que se refiere Stam, ya que cuando asiste a un programa de televisión junto a Max y a Nikki, comenta que “se rehúsa a salir en televisión excepto por la misma televisión” por lo que vemos una tele puesta sobre un pedestal donde se proyecta la imagen del profesor que empieza su discurso diciendo: “La pantalla de televisión se ha convertido en la retina del ojo de la mente”. “El espectador ya no es ese supuesto amo de la imagen: ahora es el habitante de la imagen.” (Stam 2001:362) ¿Será posible que como seres humanos nos asumamos como habitantes de la imagen dejando de lado ser espectadores o constructores de imágenes?.

En la actualidad nos hemos sumergido en las imágenes, nuestra cultura visual se acrecienta con el uso diario de la tecnología, finalmente somos los espectadores que, gracias a la interactividad, estamos en la línea de fuego, nos queda rechazar la irrealidad virtual o sumarnos a ella y exclamar: “Long life to new flesh” (larga vida a la nueva carne).

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

 

Rodley Chris, David Cronenberg por David Cronenberg, Barcelona, Alba Editorial, 2000.

Stam, Robert, Teorías del cine : una introducción, México, Paidós, 2001.

Zizek, Slavoj, Lacrimae Rerum. Ensayos sobre cine moderno y ciberespacio, España, DEBATE, 2006

 

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411