Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Entrevistas

Enrique Vila-Matas

"Empecé a escribir por un malentendido"

Mondadori inaugura la biblioteca del autor barcelonés con su primera nouvelleEn un lugar solitario, y el cuento inédito Chet Baker piensa su arte

alt

 

Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948) tuvo la mala suerte de que la mili le tocó en Melilla, en 1971. Tan fuera de lugar se sentía en el cuartel que acabó desesperado. Un día decidió aliviarse con una potente terapia de choque: se emboscó en un palomar y se bebió una botella de coñac, se fumó cinco porros de kif y se tragó cinco anfetaminas. Al rato, cuando estaba haciendo instrucción junto a sus compañeros, el cóctel estalló en su cabeza: lanzaba el fusil por los aires y disparataba por la boca. Tras pasar por el manicomio acabó desterrado como contable del economato, bien lejos de las armas (por si acaso). Y ahí, en las muchas horas muertas que esa gris actividad le brindaba, se lanzó a la escritura por primera vez.

Leer más: Enrique Vila-Matas

Declive de la institución escolar...


Declive de la institución escolar y conflictos de principios

alt

 

François Dubet

Sociólogo francés, profesor de la Universidad de Burdeos II y director de estudios en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París

Síntesis de ideas

«La sociedad tiene que aprender a no esperarlo todo de la escuela»

Idea principal

Es paradójico que hablemos de declive de la institución escolar en Francia cuando nos encontramos en un momento de máxima potencia de la institución escolar: actualmente hay más gente que nunca en el sistema educativo (tanto alumnos como profesores) y, además, la educación es básica para poder acceder al mundo laboral. ¿Por qué hablamos de declive, pues?

Leer más: Declive de la institución escolar...

"El libro tiene un brillante porvenir"

Lo dijo el editor francés Gallimard en una entrevista; plantea la necesidad de tener legislación contra la piratería

 

 

alt

 

PARIS.- Hay un barco en miniatura en algún lugar del espléndido despacho que tiene Antoine Gallimard en la editorial que su abuelo Gaston fundó hace ahora un siglo.

Están, también, los libros de la Pléiade, la colección intachable de clásicos de esta editorial "que condiciona el juicio literario francés", como recoge Pierre Assouline en su monumental biografía del fundador. Y está, claro, la atmósfera que el mismo Antoine, al frente de este transatlántico de la cultura europea, ha creado para seguir haciendo de Gallimard un faro editorial del siglo XX dispuesto a surcar una navegación dificilísima, la de los retos oceánicos del siglo XXI. El está dispuesto, dice. Ante este marinero nos sentamos, en ese despacho sobrio desde cuyas paredes nos mira la Pléiade.

Leer más: "El libro tiene un brillante porvenir"

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411