Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Literatura

¿Es o no es 'Cardenio' de Shakespeare?

La RSC estrena el 14 de abril una obra perdida del escritor inglés inspirada en un episodio de 'El Quijote' - Su autoría divide al mundo académico

alt

 Una mujer seducida y un amigo traicionado desatan la trama de Cardenio, tragicomedia de romances, engaños y espadachines que, a pesar de estar servida por el verso shakespeariano, es una gran desconocida para el gran público. La Royal Shakespeare Company (RSC), o lo que es lo mismo, la moderna casa de El Bardo en Stratford-upon-Avon, celebra su 50º aniversario con el estreno de esa "obra perdida" que no se representaba desde hace más de dos siglos y medio, porque su origen opaco ha sido objeto de perenne controversia. Como todo lo que concierne a la figura del mayor dramaturgo de todos los tiempos, de quien se sigue debatiendo desde la autoría real de su producción hasta los verdaderos rasgos de su físico.

Leer más: ¿Es o no es 'Cardenio' de Shakespeare?

Adiós a un testigo de la barbarie

Muere Semprún, memoria del siglo XX

El escritor fallece en París a los 87 años - De exiliado a ministro de Cultura, fue deportado al campo de Buchenwald y expulsado del Partido Comunista por disidente

alt

Jorge Semprún

Jorge Semprún murió anoche en París. Tenía 87 años. Con él se pierde para siempre parte de los recuerdos del preso número 44.904, su matrícula en Buchenwald, el campo de concentración alemán en el que vivió deportado entre los 20 y los 22 años. Semprún construyó su obra literaria con los fragmentos de su propia memoria y en esa obra queda, pues, el recuerdo de una vida marcada a fuego por todas las barbaries modernas.

Leer más: Adiós a un testigo de la barbarie

Comienzo de La muerte de Montaigne

Jorge Edwards regresa a la novela con un juego literario, entre la investigación y la narración, entre el pasado aparentemente remoto de Montaigne y el presente

alt

 

El señor tomaba partido, pero no pensaba como hombre de partido. Juzgaba las cosas por sus méritos propios, sin el menor ánimo de favorecer a uno u otro bando. Se proponía ser íntegro, vivir en plenitud, conforme consigo mismo. Como dijo en uno de sus textos, refiriéndose a las luchas de familias y de facciones en la Italia del siglo XIV (algún chileno antiguo habrá escuchado hablar de estos conflictos, que entraron en la gran literatura, en los dramas de Guillermo Shakespeare, en Romeo y Julieta), era güelfo para los gibelinos, gibelino para los güelfos. Casi siempre me siento identificado con esa división interna, con esa esquizofrenia (entiendo que ahora la llaman bipolaridad). Es, de hecho, una imagen externa, que tienen los otros, pero que corresponde a una fragmentación interior, a una duda permanente o casi permanente. Antes de las últimas elecciones presidenciales, solía ser de la Alianza para los de la Concertación, y de la Concertación para los de la Alianza. Supongo que esa estimación, esa perspectiva, cambió después de mi voto declarado por el candidato de la centroderecha, pero la verdad es que yo no cambié, y la muerte de Neruda (no la de Montaigne), como aseguró un poeta luciferario (portador de cirios en procesiones), no tiene la menor relación con el asunto. «Tú desconciertas a la izquierda», me dijo un día, hace ya largos años, en un cóctel de embajada, Jaime Guzmán. El propio, el mismo, el fundador de la UDI (la Unión Democrática Independiente, donde la peligrosa noción de democracia estaba compensada por la de independencia frente a los partidos políticos, cara al pinochetismo), el que fue asesinado pocos años más tarde. Éramos parientes lejanos, y nos saludábamos con amabilidad, con algo de distancia, y quizá, no me avergüenza decirlo, con una secreta simpatía. Mi proyecto siempre ha consistido en tratar de pensar por mi cuenta, fuera de los intereses partidarios, y no descarto que el proyecto pueda ser anticuado. ¿Reaccionario? No sé. A lo mejor. O a lo peor.

Leer más: Comienzo de La muerte de Montaigne

Comienzo de Némesis, lo nuevo de Philip Roth

Mondarori publica la "extraordinaria" novela del autor norteamericano

"Philip Roth demuestra su talento como narrador y su compromiso con los grandes temas de la Literatura" (Rafael Narbona)

alt

 


El primer caso de polio de aquel verano se produjo a comienzos de junio, poco después del Día de los Caídos, en un barrio italiano pobre que estaba en el otro extremo de la población donde nosotros vivíamos. En el ángulo sudoeste de la ciudad, en el barrio judío de Weequahic, apenas nos enteramos, como tampoco oímos hablar de la siguiente serie de casos desperdigados por casi todos los barrios de Newark excepto el nuestro. Hubo que esperar a la festividad del Cuatro de Julio, cuando ya se habían registrado cuarenta casos en la ciudad, para que en la primera plana del periódico vespertino apareciera una noticia titulada «Las autoridades sanitarias alertan a los padres sobre la polio», donde se citaba al doctor William Kittell, inspector del Consejo de Sanidad, quien había prevenido a los padres para que observaran detenidamente a sus hijos y, en caso de que un niño mostrara síntomas como dolor de cabeza, garganta irrita- da, náuseas, rigidez de cuello, dolor en las articulaciones o fiebre se pusieran en contacto con el médico.


Leer más: Comienzo de Némesis, lo nuevo de Philip Roth

XIV Premio Alfaguara

Retrato de la generación del miedo

Juan Gabriel Vásquez obtiene el galardón con 'El ruido de las cosas al caer' - La obra del escritor colombiano analiza en clave íntima la violencia de su país

 

alt

Hace dos años Juan Gabriel Vásquez reunió varios ensayos sobre literatura en El arte de la distorsión. En "La seriedad del juego", el prólogo de aquel volumen, el escritor colombiano partía de sendos discursos de Javier Marías y John Banville para reflexionar sobre "la búsqueda de certezas" a través de la escritura. Después de aclarar que esas certezas nada tienen que ver con la religión ni con la autoayuda, añadía un matiz que es toda una poética: "La profunda satisfacción que nos dan los mundos cerrados, autónomos y perfectos, de las grandes ficciones. Esos mundos que, precisamente por haber nacido de la imaginación libre y soberana, dan a la realidad un orden y un significado que ésta, por sí sola, no logrará jamás. Esos mundos donde, precisamente porque no han sucedido nunca, las cosas seguirán sucediendo para siempre".

Leer más: XIV Premio Alfaguara

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411