Reflexiones Marginales

No. 16 - El cine, sus meandros y sus ríos

Dossier

El poder de la música. Razón y sentimiento en la Ilustración.

 

Polibio narra que la música era necesaria para apaciguar las costumbres de los arcadios, que habitaban un país de perpetua tristeza invernal; que los cineteos, que descuidaron ese arte, eran el pueblo más cruel de toda la Grecia y el que mayores crímenes padecía en sus territorios. Ateneo asegura que en la más alta antigüedad, las leyes divinas y humanas, y las exhortaciones a la virtud se cantaban públicamente al son de instrumentos, usanza compartida con los israelitas. Timoteo inflamaba de furor al gran Alejandro al tocar con su lira en modo frigio, y le calmaba al hacerlo en lidio. Con la música Eric, rey de Dinamarca, llenó su alma con tal furor que asesinó a todo un grupo de sus convidados. D´Aubigny relata que bajo el reinado de Enrique III el músico Claudin animó el alma de un pobre cortesano haciéndolo creer pasar de rey a mendigo según el andar de sus notas. Inclusive Boyle cuenta acerca de un caballero que, al sonido de la gaita, le era imposible retener su orina. Rousseau fue testigo de una dama quien, al sonar de cierta música, era avasallada por una risa involuntaria y convulsiva. En la Historia de la academia de Ciencias se puede leer cómo un músico condenado a muerte por una terrible fiebre, sanó gradualmente al compás de un concierto ejecutado a los pies de su lecho. En fin, Chabanon fue testigo de la interpretación al aire libre del Pigmalión de Rameau cuando, justo en el clímax de l´Amour Triomphe un potente rayo iluminó el cielo.

Leer más: El poder de la música. Razón y sentimiento en la Ilustración.

Consideraciones en torno a la filosofía musical de Schopenhauer

La obra de Schopenhauer ofrece una hermenéutica del mundo a partir de lo que este pensador consideraba su experiencia fundamental, esto es, la intuición de que el mundo se hace manifiesto como objeto para la conciencia y, a su vez, que esta modalidad no agota la realidad del objeto, sino que ha de existir con independencia de ella. El conocimiento del mundo se manifiesta, según él, desde dos polos distintos que denomina, representación (Vorstellung) y voluntad (Wille); éstos conforman los dos rostros bajo los que se presenta el ser ante el hombre.

Leer más: Consideraciones en torno a la filosofía musical de Schopenhauer

Postkarte Plaza Garibaldi: mandala sonoro

El día que yo me muera
No voy a llevarme nada,
Hay que darle gusto al gusto
La vida pronto se acaba,
Lo que pasó en este mundo
Nomás el recuerdo queda,
Ya muerto voy a llevarme
Nomás un puño de tierra.

José Alfredo Jiménez

 

Al anochecer, la Plaza de Garibaldi de la ciudad de México se erige como un vasto experimento sonoro, sociológico y espiritual. Nuestros sentidos son el laboratorio de pruebas. Se mide nuestra consciencia simultánea y la secreta certidumbre de que el caos es tan sólo aparente. Al unísono se escuchan las canciones rancheras de tres conjuntos de mariachis, en torno a cada uno de los cuales se aglutinan grupos más o menos numerosos de personas que cantan a todo pulmón casi como si apoyaran a un equipo deportivo.

Leer más: Postkarte Plaza Garibaldi: mandala sonoro

Amor y silencio, el canto de México

México es un país poblado de paradojas, ahíto de contradicciones, desventuras y maravillas. Un sinnúmero de razas, creencias, ideologías, miedos y delicias habitan a cada instante en la misma carne y en la misma alma. Impronunciables nombres de antiguos dioses y reyes engalanan ciudades y pueblos a la par que lo hacen nombres de santos y mártires, como si la tierra misma hablase desde el corazón de su pueblo, como si las calles y los montes quisieran guardar y recordar la fantasía y la pesantez, el dolor y la fuerza que mora en el ánima de aquel que les siembra y les transita. México, una tierra de héroes y amantes que cantan desde el corazón profundo, una tierra de esclavos y ultrajados, de grandes desesperanzados; México es, como lo llamó Neruda, el último de los países mágicos.

Leer más: Amor y silencio, el canto de México

Música, voluntad y estética

Música, voluntad y estética en: A. Schopenhauer y F. Nietzsche

 

 

 Resumen

El Nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música (1871-1872) se presenta como la obra donde Nietzsche logra consolidar el carácter  con el que pasara  a enfrentar los grandes problemas de la filosofía. Tiempo más tarde, ya casi al final de su vida, exactamente en 1886 añadiría a éste escrito problemático, como gustaba definirlo, un  parágrafo que denominará: Ensayo de autocrítica. En las breves páginas de este apartado  establece una serie de consideraciones acerca de la actitud que había sostenido en su etapa juvenil, y especialmente sobre este manuscrito que cierra, según palabras sus propias palabras, su  etapa de defensor de la resignación, del romanticismo y del cristianismo.

Palabras clave: Música, Voluntad, Estética y Tragedia.

Leer más: Música, voluntad y estética

Shostakovich, Rossini y Schopenhauer

Aspectos musicales, filosóficos y políticos acerca de la conveniencia de sustituir a Rossini por Shostakovich en el pensamiento de Schopenhauer

1. Según Schopenhauer, la vida es sufrimiento. La necesidad da lugar al deseo; cuando éste es satisfecho, deja un hueco que es llenado por otro deseo y con él surge de nuevo el sufrimiento. Si el deseo es permanentemente satisfecho, aparece el aburrimiento, que da lugar igualmente a un sufrimiento en forma de insoportable languidez. De modo que el estado natural de la existencia es el sufrimiento.

Leer más: Shostakovich, Rossini y Schopenhauer

Adorno y Schoenberg: la música ante la sociedad de masas


Adorno frente al piano

 

Probablemente, pocas veces en la historia reciente de la música se ha dado tan intensa confluencia entre música y filosofía como en el trabajo de Adorno, y especialmente en su relación, respecto a la práctica de la música, con Schoenberg, el atonalismo, la dodecafonía y la Segunda Escuela de Viena. Nietzsche, melómano como Theodor Adorno, también tuvo una relación, rica en filosofía y en música pero también en odios y filias personales, con Richard Wagner y el wagnerianismo, pero Adorno, ante el diletantismo nietzscheano, había estudiado seriamente la disciplina musical, con Alban Berg, y había pensado en dedicarse a la música como crítico y compositor, hasta que la filosofía, entre otras materias humanísticas, pudo más en la balanza. 

Leer más: Adorno y Schoenberg: la música ante la sociedad de masas

Rousseau. Escritos sobre Música

 

 

Jean-Jacques Rousseau

Intr., trad. y notas de Anacleto Ferrer y Manuel Hamerlinck. Universidad de Valencia, 2007.

Este texto está publicado por un instituto que dirige el catedrático de Estética valenciano Román de la Calle, quien es también el responsable de la colección en la que se inserta. Las publicaciones universitarias deberían tener mayor presencia en el mundo cultural y libresco. Sobre todo en casos como éste: una publicación cuidada, con excelente introducción, sobre un autor imprescindible. Se trata de una excelente presentación de una de las facetas más interesantes y reveladoras de la obra, tan polifacética, de Jean-Jacques Rousseau (1712-1778): su filosofía de la música. Rousseau fue autodidacta musical, pero la música resultó ser una de sus más dominantes pasiones. Y, sobre todo, una de las más coherentes con toda su concepción acerca del tránsito de la naturaleza a la cultura, o del “buen salvaje” a los extravíos de una civilización ahíta de reglas y de artificio.


Leer más: Rousseau. Escritos sobre Música

Box: Preciosas miniaturas musicales.

 

 

 

 

Hace algunos días, repasando "Luz" (1982) uno de los grandes trabajos de la discografía del cantautor brasileño Djavan, recordamos una preciosa pieza que hacía bastante tiempo que no acariciaba nuestros pabellones auditivos. Se trataba de "Minha Irmà", una corta y preciosa canción que Djavan dedicó a su hermana menor. Minha Irmá dura apenas dos minutos pero es capaz de sintetizar toda la filosofía del músico de Maceió: una preciosa y refinada mezcla de samba, bossanova, jazz y funk.

Leer más: Box: Preciosas miniaturas musicales.

El serialismo y la música electroacústica en los orígenes del “dogma digital” [PDF]

(Si el documento no se ve, usa Firefox como tu navegador.)

Compendium musicae de Descartes

(origen, problemática y contribuciones)

tan pronto como estuve en edad de salir de la sujeción en que me tenían mis preceptores, abandoné el estudio de las letras; y, resuelto a no buscar otra ciencia que la que pudiera hallar en mí mismo o en el gran libro del mundo, empleé el resto de mi juventud en viajar, en ver cortes y ejércitos…1

Leer más: Compendium musicae de Descartes

Agradecimientos

Esta revista es posible gracias a los proyectos PAPIIT IN-402911 y PAPIME PE-400411